Aliado Feminista: ¿puede un hombre ser feminista?

He pasado varios días en los que, de una u otra forma, surgían dudas y debates en torno al papel de los hombres en el apoyo al feminismo, ya sea hablando en general, desde el análisis de mi propio papel o del de otros hombres.

La mayoría de las conversaciones en este sentido han surgido a raiz de las tendencias en los comentarios de la sección de una conocida tuitera feminista, @Barbijaputa, en eldiario.es, donde, pese a poder considerarse un espacio feminista, la mayoría de los participantes, o al menos los más activos, ya sean defensores de una idea, de la contraria o, realmente, de ninguna, somos hombres, por lo que, justo hoy, y en respuesta a esa invasión de espacios, se está llevando a cabo, en los comentarios de su último escrito, la iniciativa #TomaElDiario.

Hay personas, como Sara*, de la que comparto un texto que ella ha escrito a través de varios tweets, que saben ser oportunas aún sin proponérselo, explicando, probablemente mejor de lo que yo podría hacerlo, mi opinión al respecto:

Por qué considero que los hombres son aliados y no propiamente feministas:

El feminismo es un movimiento social y político que supone la toma de conciencia de las mujeres de la opresión que sufren para eliminarla, es decir, el feminismo es una lucha creada por la mujer para liberar a la mujer, ya que ésta ha sido oprimida históricamente por ello.

Históricamente, las mujeres han sido quienes han luchado contra sus propias cadenas porque son las que sufren la opresión. El feminismo es un movimiento por y para mujeres porque ellas son quienes deben luchar por su libertad, dirigir y protagonizar el movimiento.

Un hombre, por mucho que quiera ponerse en el lugar de una mujer, nunca va a saber lo que es sufrir por la condición de mujer. Puede mostrar empatía, puede solidarizarse con la lucha, pero nunca va a ser víctima directa de la misoginia, y digo directa porque pueden afectarle los roles de género, pero siempre va a ser a costa de la mujer; nosotras somos la razón por la que a un hombre se le ataca con machismo; nosotras somos el insulto, ellos reciben de manera indirecta la consecuencia de que lo femenino sea malo. Es la consecuencia de tener ciertos privilegios, son como “efectos secundarios”, pero no constituye opresión real por ser hombres.

Un hombre, al no estar oprimido por su condición de hombre, no puede liderar un movimiento que lucha contra una opresión que no sufre; un hombre, al no ser mujer, no puede liderar un movimiento que lucha contra la opresión que sufren las mujeres por serlo. Quienes deben llevar la voz, quienes deben liderar el movimiento y tomar decisiones, quienes lo representan, son quienes quieren libertad, y quienes quieren libertad son los oprimidos, en este caso las mujeres, así que somos nosotras quienes debemos protagonizar el movimiento.

Creo en el término aliado como el más adecuado para definir la posición del hombre en el feminismo porque su posición es secundaria, porque no participa activamente como lo haría una mujer, sino que su papel debe limitarse a escuchar, deconstruirse y formarse. Un hombre debe transformar su entorno y hacerlo feminista, un espacio seguro para la mujer, no debe preocuparse por ser el protagonista.

Y si veis esto como ignorar al hombre, es que habéis asimilado que al hombre le pertenecen todos los espacios en todos los ámbitos. Todos hemos asimilado el androcentrismo, rechazamos ver un espacio en el que el hombre no lleva la voz sino que es la mujer quien habla. Rechazamos la idea de que un hombre tenga que tener un papel pasivo en una lucha porque históricamente le han pertenecido todos los ámbitos.

Aliado es alguien que apoya una causa pero sin apropiarse de ella; alguien que empatiza pero sabe que jamás sabrá lo que siente el oprimido; alguien que sabe que las cosas pueden observarse desde fuera pero que nunca las verá con los mismos ojos que alguien que está dentro.

Personalmente, creo en el concepto de aliado porque creo que el hombre, al estar en posición de privilegio, tarda más en deconstruirse, porque siempre quedan conductas que muchas veces no percibimos pero pueden ser paternalistas o misóginas y las hemos asimilado, porque puedes pensar que estás haciendo algo bien pero no escuchar cuando te señalan conductas y eso no es propio de feministas, porque, al estar en posición privilegiada, lo tienes fácil para hacer uso de tus privilegios, incluso sin ser consciente de ello.

Al haber vivido toda tu vida teniendo X privilegios no es fácil desprenderse de ellos, el oprimido es quien detecta cuándo abusas de ellos. Las personas blancas somos aliadas de la lucha antirracista porque estamos en posición de privilegio y tenemos conductas interiorizadas, al igual que los hombres son aliados de la lucha feminista y los heteros de la LGTB+, por la misma razón: conductas interiorizadas de las que no es sencillo desprenderse y mucho menos estando en posición de privilegio respecto al oprimido.

FUENTE: https://twitter.com/lindaIindaIinda/status/726107637373394945


Debo admitir que alguna vez yo sí me describo como feminista, más que nada, porque no me confundan con quien dice “yo no soy feminista, yo creo en la igualdad” (que me suena igual que si alguien dijese “yo no soy tu tocayo, sólo me llamo igual que tú”, porque simplemente pienso que no ha entendido la palabra). También es cierto que dejo que el resto del mundo me defina como considere cada cual, si quiere llamarme feminista, bien, si quiere llamarme aliado, estupendo… como si quiere llamarme “mangina”. Pero esto no es sólo una cuestión de nombres, sino de límites, de espacios.

Pero, ¿cómo se aplica todo esto? ¿qué debemos hacer entonces?

La respuesta suele ser, muy acertadamente, primero escuchar. Escuchar a las mujeres que, necesariamente, deben ser quienes marquen la dirección del feminismo. También leer, mucho (y también, en este caso, preferiblemente a mujeres). Y, escuchar implica también observar, analizar de qué manera se refleja aquello que estamos escuchando en nuestra realidad cercana, en nuestro contexto, en nuestra familia, incluso dentro de nosotros mismos. Y después… aquí empiezan los problemas.

Cuando llevas mucho tiempo aprendiendo sobre algo, es natural el impulso de aplicarlo, incluso de enseñárselo a otras personas, pero la forma en que los hombres estamos acostumbrados a cumplir nuestros impulsos libremente es parte del problema, no de la solución.

Por supuesto que puedes hacer esa labor didáctica, sobre todo, en tu contexto inmediato. Por ejemplo, cuando tus compañeros de trabajo se pongan a hablar de una compañera como si fuera un objeto, no siendo el “caballero andante”, ni siquiera es necesario que te centres en defenderla cuando ella esté delante. De hecho, si sólo les corrijes cuando ella está delante, no estás haciendo nada por el feminismo, sólo te estás haciendo el “caballero”, y eso no es precisamente una forma revolucionaria de transformar los estereotipos sociales… Ahora bien, si quieres enseñar algo a una mujer sobre feminismo, también puedes hacerlo… cuando tengas una hija. Hasta entonces, abstente.

Pero, a veces, incluso esa intervención en el contexto inmediato, aunque no sea precisamente fácil ni algo a corto plazo, nos sabe a poco, y queremos también apoyar la causa públicamente, más aún, en estos tiempos de interacción continua con desconocidos y desconocidas en redes sociales.

¿Puedo compartir información sobre feminismo? Sí ¿Puedo convertirme en fuente de esa información? Depende. Yo lo estoy haciendo con este artículo, pero nótese a quién lo dirijo: a otros hombres

¿Puedo solidarizarme con la lucha feminista? Por favor, hazlo ¿Puedo hacerla mia? No es tuya. El feminismo no existe para que tú puedas mostrarte sensible o vestir de rosa. Es cierto que ese tipo de cosas pueden ser consecuencias positivas del feminismo, también para los hombres, pero no es su objetivo, ni tiene que serlo.

¿Puedo participar en una conversación sobre feminismo? Sí ¿Puedo dirigirla o monopolizarla? No ¿Puedo hablar con una mujer de igual a igual sobre ser mujer? No. No eres mujer, no puedes saber mejor que ella lo que es ser mujer, por mucho que hayas leido ¿Tengo derecho a participar en cualquier conversación sobre feminismo? No, sólo en las que se te invita a entrar. Puedes pedir permiso, pero no te lo concedas.

¿Puedo ir a una manifestación, a un evento o entrar en un grupo feminista? Sí, salvo que no. Si el espacio ha sido definido como no-mixto, no te quejes, no te están marginando. Los espacios no-mixtos no son todos los espacios que hay (puedes buscar otro), pero son necesarios como herramienta de seguridad, de visibilidad y de fomento de la sororidad (por cierto, no, tampoco puedes incluirte en lo de la sororidad… he llegado a ver a un hombre hacerlo… la verdad es que me reí mucho, pero no lo hagas) ¿Puedo coger la pancarta y salir en la foto? No (no hay matices, no, me da igual que seas político, no) ¿Puedo gritar las consignas? No. No es por nada, no es que sea culpa tuya tener una voz grave y potente que resalte sobre las de las mujeres, pero la tienes, y lo sabes, y si no te contienes un poquitín, eso sí es culpa tuya.

Y, sobre todo, si te pierdes en alguno de estos puntos, vuelve al primero, volvamos siempre al primero: Escuchar.


*Actualización: El perfil de la usuaria citada fue eliminado, no sabemos si por ella misma o por twitter, y por motivos que desconocemos.

30 Comentarios

  1. hace unos dias tuve esta conversacion con unas amigas de otra agrupacion feminista de la cual soos cercanas, me parece muy correcto yus puntos incuso muy logicos no comprendo porque existe esa necesidad del hombre de querer liderar una lucha que no es la suya, sin embargo hay ue seguir leyendo (y eso hare) para comprender si el termino hombre feminista o aliado es el correcto. hombres lean tambien por favor =)

    • Gracias por comentar. Hace poco una amiga, que suele hablar de aliados feministas y no de hombres feministas, me decía que en realidad, en términos teóricos, ella tampoco estaba segura de que necesariamente fuese el término correcto, pero en la práctica era muy útil para distinguir al hombre que apoyase el feminismo por sus ideales del que lo hiciese con la condición de ser reconocido (o hasta premiado) por ello. En los comentarios de éste o cualquier otro artículo con respecto a este tema, suele verse que, probablemente, no le falte razón… ;)

  2. Tercera vez que pongo comentario. Sé las reglas, y no me parece que decirle la verdad sea una falta de respeto.
    Le trataré con la misma irrespetuosidad con la que me trata, aquí pago con la misma moneda.

    Es una tontería el decir que la mujer está oprimida, no tiene los mismo derechos que un hombre, y le es imposible llegar a la igualdad respecto al hombre, y luego decir que un hombre feminista debe ser considerado “aliado”. O sea, quieres igualdad, pero no tratas al un hombre feminista como a un igual. Muy bien, mucha hipocresía de momento, pero hay más.

    No puedo unirme a una manifestación feminista, coger la pancarta y/o gritar las consignas. No sé con qué clase de “feministas” te juntarás tú, pero yo el día de la mujer fui a una manifestación, cogí la pancarta y grité con todas las personas que había presentes (hombres y mujeres, y no hubo problema con nadie). Nadie me dijjo nada, porque lo único que no deben hacer l@s feministas, es decir que un hombre, por ser hombre, no puede participar. Hago resumen: Quieres que a las mujeres se les reconozca como iguales, pero los hombres que no vengan. Así sólo se conseguirá un movimiento igual y contrario.

    No puedo hacer la lucha feminista mía. A ver… esto es tan ridículo que me sorprende que lo hayas soltado. Vamos a ver, se pretende que los hombres reconozcan que hombres y mujeres tienen exactamente los mismos derechos; entonces, si ellos mismos no se incluyen en la lucha, el feminismo se quedará para las mujeres, y creo que si sólo las mujeres son feministas, tan sólo cambiará la trata de una mujer sobre otra, y no los hombres con las mujeres.
    Por si no te has enterado dejo un ejemplo: Hay gatos y perros (pongo cosas diferentes para que se note) y los gatos quieren que los perros no ladren a los gatos, entonces para hacer que estos perros no ladren a los gatos, digo yo que si el movimiento de cambio se queda solo para los gatos, los perros nunca se enterarán del tema

    Atención a esto que es gracioso: NO PUEDO ENSEÑAR ALGO A UNA MUJER SOBRE EL FEMINISMO… BUENO SÍ, A MI HIJA.
    Hay muchísimas mujeres que no saben qué es, muchas mujeres que siguen votando al PP porque si su marido lo vota, será bueno, muchas mujeres que si les digo que el feminismo es que un hombre se viste como una mujer se lo cree… Pero no, yo no les puedo enseñar qué es el feminismo, mejor que sigan en la ignoracia. Y por cierto, sí puedo hablar con una mujer sobre feminismo, es más, me parece algo bueno el matizar cosas entre ambos, y beneficioso para los dos.

    Por tanto te pido que mires con quién te juntas, o que busques sobre feminismo en un lugar donde de verdad te vendan feminismo, y no la tontería que te han enseñado.

    SOY HOMBRE Y SOY FEMINISTA.
    PD: Cuanto más intentas evitar que vean las tonterías que has puesto ya sea por desconocimiento o por fuentes que no son de confianza, se hace más visible el fallo. Un saludo, crack ;).

    • Gracias por evitar en esta ocasión las palabras malsonantes. No será borrado.

      • Mensaje editado por la Administración de la página: Por favor, si se borra un comentario por alguna expresión, no insistan en repetirla. Nuestro tiempo es limitado para la atención a cada visitante y sería de gran consideración no insistir en captar más atención de la que corresponde. Muchas gracias.

  3. Si alguien llega a observar que se haya borrado alguno de sus comentarios, le recomendamos que, si lo desea, vuelva a escribir la idea, sin agresividad ni lenguaje inapropiado, para que pueda mantenerse sin romper el clima de respeto. Pueden consultarse las normas de la página para comprobar la advertencia de que cualquier contenido irrespetuoso será borrado con la mayor rapidez posible. Muchas gracias y disculpen las molestias.

  4. Sólo he leído no puedes, no puedes, no debes, no puedes, si pero… en fin…

    • Multiplica esa sensación de leer sólo qué no puedes y no debes hacer por cada momento de tu vida y a lo mejor empiezas a entender mejor lo que es ser mujer. Mientras tanto, tambien puedes probar a escuchar cuando te lo cuenten ellas, que es básicamente la esencia de lo que se recomienda en este artículo.

  5. ¿Aliado feminista?, ¿que es eso de aliado feminista?, supongo que se referirá a las mujeres, porque los primeros feministas de la historia eran hombres. El terminó feminista se uso por primera vez para identificar de forma despectiva a todo aquellos hombres que apoyaban a las primeras sufragistas en las manifestaciones y otros ámbitos de la sociedad de entonces. Alejandro Dumas hijo fue uno de los que usaron dicho término por primera vez en un diario de la época para burlarse de aquéllos hombres que defendía la causa de las mujeres. Y ahora, después de varios siglos, cuando ya el término de feminista, no es ya algo malo y despectivo, no objeto de burla. Muchas “feministas”(entre comillas), se empeñan en hacer dicho término exclusivo solamente de las mujeres.

    Por otro lado, el sufijo ISTA de la palabra FEMINISTA significa “ser partidario de”, por lo tanto , si, un hombre si puede ser feminista, si es partidario de los derechos de las mujeres. De la misma forma, de si una persona de por ejemplo Estados Unidos, puede ser comunista porque es partidario del comunismo.

    • Según lo recogido en la historia, lo primero de prácticamente todo han sido hombres, porque a las mujeres o no se les permitía o no se las reconocía. Para evitar que la historia siga escribiéndose así, es por lo que es necesario dar visibilidad a la voz de las mujeres, en cualquier campo, pero más aún si hablamos de la lucha por sus propios derechos.
      Por otra parte, el término feminista ha dejado de estar mal visto en los hombres. Cuando un hombre se declara así, casi todo son expresiones de admiración, por la mera declaración, aún sin pruebas de que tenga ni idea de lo que es el feminismo, mientras que, cuando es una mujer la que se define como feminista, las reacciones tienden a ser un tanto diferentes, mucho más recelosas. Otra razón para no apropiarnos del término.
      Respecto a tus análisis lingüísticos, son un poquito simplistas (¿partidarios de lo simple?), y no tienen en cuenta ni la polisemia (que hace que un ortodoncista no se defina como “partidario de la ortodoncia”, por ejemplo), ni la evolución del lenguaje, por la que las palabras pueden cobrar sentido más allá de sus raices etimológicas.

  6. No se a donde pretendéis llegar con este feminismo burgués. Que por ser hombre no puedo aportar a una mujer sobre feminismo? Que no puedo ser feminista? Menudo chiste.
    El primer problema que tienes es que no analizáis correctamente el problema del patriarcado, el análisis desde la lógica burguesa huele por todos lados; para llegar a una solución correcta de cualquier problema hay que hacer un buen análisis de base, partiendo de la base de que el patriarcado ha llegado a nuestra sociedad por la propiedad privada, como bien dijo Engels. A partir de ahí debemos llegar a la clara consecuencia de que únicamente podrá acabar con la derrota de ésta. Este análisis tan básico es del cual careceis los feministas radicales que comenzáis viendo el problema patriarcal como un problema aislado y no como un problema secundario dentro del gran problema del capitalismo.
    Cuando la opresión del hombre por el hombre sea destruida, el patriarcado también caerá.
    El hombre puede ser parte de esta lucha de la misma forma que la mujer, las cadenas del capitalismo con todos sus apéndices deben ser destruidas con la fuerza aunada de mujeres y hombres proletarios.
    El racismo es, por ejemplo, otro de estos apéndices y como tal debe ser destruido con la destrucción del capitalismo y es deber de todo revolucionario luchar contra este; establecer que un hombre no puede ser feminista es equiparable a establecer que un nacional no puede ser antirracista, carece de base puesto que la condición de lucha no tiene, en estos casos, nada que ver con una posición más o menos privilegiada, sino con el objetivo de eliminar toda desigualdad generada por la propiedad privada, que es, en todo caso, deplorable, y esta es una lucha que debe ser de la misma forma llevada a cabo por hombres y mujeres.
    Solo entendiendo el problema desde una concepción general, nos podemos dar cuenta de que aunque la víctima del patriarcado es la mujer, el enemigo no es el hombre, sino el capital, con todas sus explotaciones concretas, desde el patriarcado hasta la cuestión nacional, y que la lucha contra este problema compete a todos los que desean eliminar cualquier opresión del hombre por el hombre.
    La siguiente cuestión a analizar es la posición del hombre dentro del feminismo, un hombre puede ser tan capaz como una mujer para entender la opresión que está sufre, aunque no la viva en sus carnes, puede analizar el objeto, las consecuencias, el problema en si y luchar contra el de la misma forma que una mujer. Un hombre puede dar lecciones de feminismo a una mujer al igual que puede pasar al contrario, ya que un hombre puede estar más formado en el feminismo que una mujer. Que un hombre feminista participe en un diálogo sobre feminismo o de lecciones a una mujer no se debe observar como una muestra de patriarcado.
    Dices que un hombre no puede dar lecciones a una mujer sobre feminismo porque siempre hay resquicios de patriarcado en el, pues bien, no existen estos resquicios en mujeres de la misma forma?, no existen multitud de mujeres machistas o con resquicios de este? Y aún así, no puede dar esta mujer lecciones sobre feminismo? Los resquicios de patriarcado existen tanto en unos como en otros y no es justificación válida para que un hombre no pueda participar en un espacio feminista, porque de la misma manera, haría que la mujer tampoco pudiese al tener resquicios de patriarcado como consecuencia lógica de la sociedad en la que hemos sido educados.
    Es cierto, como apuntaba anteriormente, que una mujer vive en sus carnes la mayor opresión del patriarcado, pero¿ eso significa que un hombre no pueda ser feminista? En ningún caso. El hombre se puede liberar de la misma manera que la mujer de las cadenas del patriarcado y luchar junto con esta para eliminarlo.
    Que el hombre este en una situación privilegiada no significa que no pueda ser feminista, no significa que no pueda querer eliminar cualquier tipo de opresión aunque él no la sufra, no significa que sepa menos o que si ensena a una mujer sea patriarcal. Todas estas concepciones surgen del análisis incorrecto del patriarcado, que, como apéndice del capitalismo, corresponde a todo comunista destruir. Un hombre revolucionario debe luchar en todas las luchas contra la opresión burguesa, porque como comunista cree en la eliminación de la explotación del hombre por el hombre, puede incluso liderar movimientos feministas si está más capacitado para esta labor que una compañera.
    Entendiendo el patriarcado como lucha parcial podemos observar como su eliminación nos compete a todos los que no toleramos desigualdad en cualquier ámbito, y que un hombre puede ser tan feminista como una mujer, ya que poco tiene que ver su posición dentro del patriarcado con su ideología y su formación.
    Todos debemos golpear como un puño contra el capitalismo y solo así podremos derrotar todos estos problemas parciales que son del todo aberrantes desde la mente de un revolucionario, sea del género que sea.
    Basta de pretender excluir luchadores de los movimientos, basta de pensar que un hombre no puede ser feminista por el hecho de no sufrirlo, basta de pensar que un hombre no puede estar más formado que una mujer en el feminismo, basta de pensar que no puede dar lecciones de la misma manera, basta de verle como parte del problema y empecemos a observar como todos los problemas surgidos del capitalismo nos competen a todos, empecemos a luchar juntos en cada uno de ellos para eliminar la barbarie capitalista, empecemos a observar que cualquier persona, de cualquier género, puede comprender el alcance de estos problemas y luchar contra ellos de la misma manera, sea o no oprimido por ellos.
    Esta es la única manera de acabar con la opresión de cualquier tipo.

    • Claro que sí, camarada XD ¿Que si un hombre puede hasta dirigir el feminismo si está más capacitado que una mujer para ello? El problema es que, desde nuestra eduación, nuestra cultura, nuestros condicionamientos, vamos a llegar a la conclusión de que el hombre está más capacitado, aunque sea mentira, aunque nos creamos por encima de todo eso, porque no lo estamos, porque, por muy revolucionarios que queramos ser, seguimos siendo producto de esos condicionamientos culturales. Creer que el problema es del resto, que es muy burgués, que no va contigo porque tú eres más listo, que la cultura en la que te criaste no afecta a tu forma de juzgar la capacidad de un hombre o una mujer, porque eres demasiado inteligente como para ser condicionado de ninguna forma, o que no tienes privilegios porque no te importan esas cosas materiales, es también una base que falla bastante…

      • HOMBRE FEMINISTA

        Jueves, 19 Enero 2017 at

        Estas poniendo en mi boca palabras que no he dicho, esta claro que somos en parte producto de la educación burguesa, al igual que está claro que es algo de lo que no es fácil desprendernos, nunca he dicho lo contrario, es más, creo firmemente en ello y es tarea nuestra eliminarla. En ningún momento he dicho que el problema sea del resto que es muy burgués, ni que yo sea más listo que nadie, te ruego que no pongas palabras en mi boca que en ningún momento he dicho.
        Una vez dicho esto, lo primero que me gustaría puntualizar es que el problema va con todos, pero no se que motivo ves aquí para justificar la no lucha de un hombre en el feminismo, la mujer al igual que el hombre es educada en el patriarcado y no por el hecho de ser mujer deja de forma inmediata de ser machista, un hombre puede, al igual que una mujer, deshacerse de esa educación burguesa y patriarcal y formarse en el feminismo, el decir que por el hecho de haber sido educados de tal forma vamos a observar al hombre como más capacitado de por si, me parece confiar demasiado poco, por no decir nada, en la capacidad tanto del hombre como de la mujer para formarse y eliminar esos prejuicios. Justificar tu teoría de que un hombre no puede ser feminista en que no nos podemos deshacer de esos prejuicios me parece absolutamente contrarrevolucionario, si no nos podemos deshacer de esos prejuicios por medio de la formación, ¿no sería toda lucha por la que abogas nula desde la base? Puesto que si por mucho que nos formasemos no se pudiese cambiar esto, no tendría sentido luchar por cambiarlo.
        Basar que es algo inamovible en el mero hecho de que hemos sido educados de esa manera me parece algo absurdo, se ha visto en innumerables ocasiones como se puede cambiar algo en lo que nos han educado, algo que tenemos por lógico o que ni pensamos que está pero está en nuestra mente. El proceso de formación consiste precisamente en eso, en eliminar todas las barreras, toda la alienación que nos han impuesto y en renegar de esos conceptos que nos han marcado como absolutos e inamovibles, y tú, negando está tarea, estas adoptando la actitud de confirmarlos como tal.
        Si los conceptos que se nos han impuesto fuesen de está índole, no sería toda lucha inútil? Una concepción del todo absurda.
        Otra contradicción que veo en tus planteamientos es, que no entiendo como, después de negar está formación, estableces sin embargo que una mujer si que puede ser feminista. La mujer es educada en el patriarcado al igual que el hombre y se le imponen del mismo modo estos conceptos, la mujer por el hecho de ser mujer no es feminista, se pueden observar en cualquier ámbito mujeres machistas al igual que hombres, y estas mujeres dejan de ser machistas cuando se forman, se dan cuenta de que hay una opresión que le han vendido como normal siempre y no es así, de esta forma se establece la duda de la cual parte el análisis posterior para irse desprendiendo de toda esa educación, este es un proceso ejercitable de la misma manera por el hombre que por la mujer.
        Por este camino ambos, tanto mujer como hombre, pueden analizar el problema de la misma manera y llegar hasta las mismas conclusiones, deshacerse igual de las barreras machistas y burguesas impuestas. El planteamiento de que el hombre al ser privilegiado, no puede realizar está labor, me parece del todo absurdo, un hombre revolucionario puede no estar de acuerdo con estas desigualdades, ver lo que son, productos del capitalismo para, como siempre, explotar al oprimido, al igual que ocurre con los trabajadores en su ámbito laboral o con muchos hombres extranjeros con el racismo, un hombre puede, al igual que una mujer, formarse en estos aspectos, eliminar las ataduras impuestas que benefician en definitiva siempre a los mismos, darse cuenta de quienes son los verdaderos privilegiados, los burgueses, y luchar contra esta opresión al igual que contra cualquier otra que nos viene impuesta de la misma manera. Negar esto me parece carente de toda argumentación lógica.
        Tanto mujeres como hombres partimos desde el mismo punto en cuanto a educación, y tanto unos como otros podemos realizar este proceso, ¿o es que acaso un hombre que se ha formado y es feminista, no puede dar lecciones de feminismo a una mujer machista al igual que una mujer feminista puede hacerlo?
        No se en que clase de ambientes estas acostumbrado a moverte, pero yo estoy orgulloso de afirmar que me muevo en ambientes en los que tanto hombres como mujeres están en proceso de formarse para eliminar por completo el machismo de sus mentes, y estoy acostumbrado a ver tanto mujeres como hombres igual de capaces y que en su proceso de formación, eliminan estas concepciones y se dan lecciones mutuamente sobre el tema para llegar siempre a una concepción mejor, y en ningún momento ven ninguno de ellos al hombre como superior, porque si esto fuese así, algo estaríamos haciendo mal y la formación no se estaría llevando acabo de la manera correcta.
        Tus intentos de descalificarme poniendo palabras en mi boca que yo no he dicho me parecen lamentables, claro está, que tanto mujeres como hombres estamos condicionados por la educación burguesa que se nos viene impuesta, pero claro está también, que como he dicho, tarea de ambos es eliminarla y ambos son igual de capaces para ello atendiendo al problema real y analizandolo correctamente, viendo el problema global y luchando por eliminar toda opresión del hombre por el hombre que lleva siempre al beneficio de los mismos.
        Como he dicho, tus argumentos no se sostienen al no establecer una explicacion lógica al darlos y limitarte a decir que por estar educados de cierta forma, vamos a actuar de esa manera, negando cualquier capacidad de cambio, y sin embargo, afirmando al mismo tiempo que la mujer si puede ser feminista, como si ella no estuviera educada en la sociedad burguesa, contradictorios son en si tus argumentos y fallan de base, de ahí que tengas que recurrir a descalificaciones como el decir que me considero más listo que nadie o que los problemas no van conmigo.
        Tu teoría falla desde el propio análisis incorrecto que has hecho de esta, basandolo en la misma moral burguesa de la que te quejas, viendo los conceptos como algo inamovible y en ningún momento llendo al problema de raíz y de base.

        • Ambos estamos poniendo en boca del otro cosas que no ha dicho. Me disculpo por mi parte, te aconsejo releer por la tuya. No estoy negando la capacidad de aprender (o desaprender), ni estoy negando a ningún hombre que se una a la lucha feminista (sería un poco incoherente en mi caso), sólo hablo de la necesidad de que lo hagamos desde un segundo plano, visibilizando el papel de la mujer en su propia liberación (que ya están bastante invisibilizadas, incluso en expresiones inconscientes, como hablar de “la opresión del hombre por el hombre”, incluso cuando el tema es la opresión hacia quien se obvia en esa fórmula expresiva) y su capacidad de decisión sobre el proceso para ello, porque es ella la oprimida y, por tanto, a quien pertenece la lucha (aunque sí, se la puede apoyar en ella… de ahí lo de “aliado”). En cualquier caso, respecto a lo de que hombres y mujeres partimos del mismo punto en nuestra educación, no estoy de acuerdo: nos educan en las mismas ideas generales, pero con consecuencias concretas muy diferentes. Lo de ir a la causa mayor, al problema de base que es el capitalismo, suena a excusa inmovilista. Que haya diferentes problemas contextualizados en un mismo sistema, o que incluso puedan considerarse consecuencias del mismo, no quiere decir que no se pueda avanzar en la solución de cada uno de ellos, visto desde sus características concretas, sin estar con ello abandonando esa lucha mayor.

  7. Usemos feminismo como igualdad porque hay que ponerle nombre (algo confuso para la sociedad). Yo sólo pido que cada cual se ponga en el lugar del otro y que se dejen de odios, no somos tan distintos hombres y mujeres, si en general como cada persona es distinta hay distinción y no por ello hay que dejar de ser uno mismo. No veo logico que tachar de loca a una mujer que defiende su derecho sea bueno, deberiais de ayudar y machacar a la mujer que pise nuestros derechos como mujer machista que se infravalore y actue mal con los sexos opuestos dar ejemplo de igualdad es feminismo, dar ejemplo de inferioridad y objeto es machismo y hacer lo contrario y tratar al hombre de objeto es hembrismo (feminazismo) que son otra lucha muy diferente a la de igualdad. Hoy dia hay 3 violaciones cada 8h en España y muchos culpan a la chica por ir “fresca”…no es JUSTO.
    Un hombre de verdad que se ve igual a todos es el mejor hombre no aquel que va de superior por aprender en esta sociedad machista que las mujeres son objetos y malas (porque coincide que hay 4 mujeres feminazis vengandose), las feministas queremos ser iguales, tu hablas en discursos yo tambièn, tu no necesitas ser objeto sexual para triunfar pues yo tampoco.

    Esa es la mayor muestra y hasta que no pensesmos asi un considerable porcentaje de personas y no se transmita asi en los medios no cambiamos…

    Lo sensual y bonito no sólo es de la mujer el hombre por igual puede llevarlo a cabo sifmpre sin ofensiòn pero mostrarlo en exceso y tan manipulado (dando gran diferencia a la realidad) lleva a gran descontrol por parte del hombre y daña a la mujer. La imperfección y la diferencia ya casi no existe y parece que la mujer solo pueda ofrecer belleza cuando hay mujeres en paro muy dignas de un trabajo que no sea de camarera, recepcionista…

  8. Me temo que, en esta ocasión, somos de la opinión contraria.
    Por si te fuera de interés, te dejo aquí mi reflexión a propósito de este mismo debate (desde la perspectiva opuesta) y quien sabe si quizás algún día un debate twittero :)
    https://puck.wordpress.com/2016/08/10/puede-un-hombre-ser-feminista/

    Un abrazo, compañero.

    • Bueno, estamos bastante de acuerdo (siempre hay matices diferenciales, pero no esenciales en este caso) en cómo apoyar el feminismo. Creo que en lo que no estamos de acuerdo es, simplemente, en la definición de la palabra “aliado” (hablas de ser feminista o simple aliado, pero yo no considero que ninguna de las dos cosas sea simple, no lo veo menos, lo veo distinto, porque hombre y mujeres partimos ante el feminismo de puntos diferentes).

  9. Me ha encantado tu artículo. Es difícil hacerle entender a un hombre hetero y blanco que por (primera vez en su vida) no es el que lleva la voz cantante. Suelen reccionar bastante mal… Puede que el problema esté en cómo suele definirse el feminismo: igualdad de derechos para hombres y mujeres. Cuando en realidad se define como la lucha contra la opresión de la MUJER y su igualdad de derechos respecto a los del hombre. Es cuestión de perspectiva.

  10. Perdona que te diga, pero soy hombre homosexual, y creeme que he sufrido el machismo y la opresión en mis propias carnes desde que tengo uso de razón. No te atrevas a llamarme “aliado” porque me parece una falta de respeto a todas las burlas que me han acompañado desde que era pequeño (y lo siguen haciendo) por no ser “lo suficientemente masculino” que una sociedad patriarcal como la nuestra entiende que debía ser. Y por supuesto, no te atrevas a decir que todas esas vejaciones que he sufrido son “un daño colateral”.
    El feminismo es de todos, basta ya de ensuciar su buen nombre con esta sarta de estupideces de que es un movimiento de mujeres y para mujeres.

    • Yo también, y no incluiría a un cis-hetero en el colectivo LGBT+, sino que diría, en su caso, que lo apoya. La lucha feminista y la del colectivo LGBT+ están muy relacionadas, y bien entendidas suelen ir juntas (aunque no siempre, como se puede ver, por ejemplo, en algunas discusiones sobre gestación subrogada, en las que es comprensible que partamos de perspectivas diferentes), pero no son la misma. No dejaría que una mujer heterosexual intentase definir mi lucha y yo tampoco definiré la suya (sí, es suya, decir que el feimisnmo “es de todos”, usando hasta el masculino genérico para la frase, suena a recochineo), pero eso no quiere decir que no podamos defender ambas. El término aliado no excluye, sólo define el papel dentro de la acción.

  11. Siempre que estés calladito, sentado en una posición más baja que las compas, con las piernas cerradas y pidas perdón por haber nacido hombre cishetero antes de comenzar tu intervención, CLARO QUE SI!

    Viva la Lucha Feminista del Siglo XXI!!