Categoría: Sexo en Rita (página 2 de 2)

Renata, Rebeca, Ruth y, por supuesto, Rita, son 4 amigas inestables (bipolar, hiperactiva, alcohólica y depresiva respectivamente) con una cosa en común: todas quieren un hombre… o más.
Y es que a Rita se la suda quién más folle en su ciudad.

Sexo en Rita. Capítulo 21: Ajá… claro…

07:30 am. Me despierto al lado de Ale en mi habitación. Él se queda en la cama un rato. Voy a ir al baño, pero Ruth me lo impide:

Ruth: ¡Llego tarde al trabajo!
Rita: Sólo tenemos una ducha (el baño de abajo es más bien un aseo) para 4 personas, así que date prisa
Ruth: ¿quién es el guarro que no se ducha?
Rita: ¿cómo?
Ruth: Somos 5. Rebeca, Raúl, Ale, tu y yo.
Rita: Ale no vive aquí.
Ruth: Ajá… claro… pero se ducha. [...]

Sexo en Rita. Capítulo 22: Clara

Clara es una chica alegre, una buena relaciones públicas. Podía hablar de casi cualquier cosa… menos de sí misma. Nunca me había dicho hasta entonces nada que me aclarase ese punto, pero siempre pensé que su vida, aunque aún corta, no debía haber sido fácil. [...]

Sexo en Rita. Capítulo 23: Libro de Calixto, Melibea y la puta vieja Rita.

Una confesión como la de Antonio no iba a cambiar mi vida. Cuando tienes pareja y te sientes agusto en esa relación, no es tan fácil hacerte dudar. Antonio es atractivo, y cuando estaba totalmente soltera me hubiese interesado, pero en estas circunstancias, ese “estoy enamorado de tí” sólo era algo incómodo. De todas formas, tal y como lo había dicho y por como yo le había respondido, parecía que lo había dicho como una broma y que yo lo hubiese entendido así. Puede que ambos decidiésemos fingir que así era, o puede que realmente fuese así, pero superamos la incomodidad. Y yo seguía con Ale, pero mi vida amorosa no era la única… [...]

Sexo en Rita. Capítulo 24: La importancia de llamarse Francisco

Lo de los mil nombres de Francisco empezó como algo casual, pero después, y como casi todo, fue culpa de Ruth…

El día en que Francisco se presentó al puesto, explicó su interés sin llegar a presentarse y me dejó su curriculum, en el que leí su nombre. “¿Francisco, Paco…?” le pregunté y me respondió con un, bastante seco, “como quieras”. Cuando alguien me dice su nombre, sin especificar diminutivo de preferencia, entiendo que lo correcto es usar el nombre completo, pero Ruth consideró que era demasiado largo y le preguntó si le importaba que le llamase Paco. Rebeca, en un “y yo más” de los suyos, redujo las dos sílabas a una sola y optó por llamarle Fran. [...]

Sexo en Rita. Capítulo 25: Ale

Ale y yo estábamos bien. Ya os lo he dicho varias veces, pero hay algo que aún no he hecho en exceso, y que, normalmente, una chica que está empezando una relación no para de hacer: hablaros de él. [...]

Entradasposteriores



© TRES PUNTOS *        Contacto::info@trespuntos.es        Colaboraciones::colabora@trespuntos.es
*Si quieres compartir algún contenido de esta web en tu propio espacio, hazlo citando su fuente y a su autor o autora.
Esta página ha sido creada en wordpress.org, a partir del tema Hemingway de Anders Norén
Este blog (como todos) usa cookies y tal. Más info aquí