“Próximamente” es una palabra muy socorrida, a veces, hasta necesaria, pero imprecisa, cobarde y hasta traidora en ocasiones.

Dentro de la historia de Sexo en Rita, he querido ir terminando cada entrada con un anuncio sobre cuándo encontrar disponible el siguiente capítulo. No siempre he sido del todo fiel, e incluso he hecho la trampa de editar esa fecha el mismo día en que se cumplía por otra ligeramente posterior… o no tan ligeramente… hasta que, como último cambio hasta el momento, y hace ya más de un mes, puse ese “próximamente” tan vago.

Una promesa vaga, pero una promesa al fin y al cabo.

Tanto esa historia como otras, así como el resto de los apartados de este blog, continuarán en una proximidad, no tan cercana como me gustaría, pero que considero conveniente, por eso mismo, definir algo más exactamente: unos 6 meses.

Tres Puntos es un bonito proyecto que me propuse no abandonar, y no lo haré, pero no me da de comer, así que debo “buscarme las habichuelas”, para lo que me estoy preparando oposiciones, y dedicar tiempo a este blog sólo sería una distracción en estos momentos.

No quiere decir, necesariamente, que no publique nada en esos seis (o siete… aún no se sabe la fecha de examen) meses… Siempre puede venirme un brote de inspiración que me obligue a escribir mi opinión sobre algún asunto, o puede que hasta, si lo considerase de interés general, os contase un tema de los que me estudio, o quizás, desde mi ventana, vea algo digno de fotografiar y publicar… Pero las historias, como la de Rita y sus cada vez más amigos, necesitan un tiempo de elaboración del que ahora no dispongo.

Si alguien decide mandarme una colaboración, tampoco tendré ningún problema en publicarlo, aunque una fase de inactividad de un blog no suele ser el momento más favorecedor para publicar en él…

Y eso era todo, por ahora y hasta… próximamente.