La rubia me tomó el pelo desde el principio.

En el centro hacían diversas actividades, entre las que estaba la participación en las terapias de otros usuarios con problemas diferentes a los tuyos. Yo nunca había tenido problemas con las drogas (dado que se entiende que meterse una raya por diversión es un problema con las drogas, pero tomarse un bote entero de barbitúricos con una botella de José Cuervo es otra cosa diferente), así que me pusieron con los yonkis.

[...]