Diferentes noticias llegan a mis oidos y a mis redes sociales, donde veo las opiniones de mis contactos… opiniones que puedo respetar si son contrarias a las mías, pero en las que, a veces, detecto cierta falta de coherencia. En esta entrada breve, pondré algunas de esas incoherencias, de modo directo, sin comentarlas, para que vosotros mismos saquéis vuestras conclusiones (que os invito a compartir en los comentarios).

1) “Facebook y otros tantos no respetan la privacidad de mis archivos, lo cual es vergonzoso, pero si cierta famosa tiene fotos desnuda en internet, que no se queje si las sacan y yo decido pajearme con ellas”

2) “Creía que esos chavales eran unos cerdos machistas que no respetaban la libertad de la mujer, pero resulta que se lo ganó, por guarra”

3) “Como hombre feminista, que defiende que la mujer alce su voz para reclamar sus derechos, os voy a explicar, mujeres, la forma en que tenéis que hacerlo”

4) “Claro que la homosexualidad es algo normal, y las personas homosexuales son totalmente respetables, pero los derechos del niño van primero, y no puede criarse bien en ese contexto de depravación y libertinaje antinatural”

5) “¿Cómo pueden decir que los andaluces hablamos mal? Es de vergüenza que generalicemos así y partamos de estereotipos como esos. Y, sobre todo, los madrileños, cuando todos ellos caen en el laismo, los muy brutos”

Ya está. No hay más que comentar por mi parte, pero, como decía, os invito a comentar más detalladamente estas u otras incoherencias argumentales a las que estéis acostumbrados en vuestras propias redes…