Queridos, queridas…  hoy os voy a hablar de la homosexualidad y tal.

Veréis, hay algo que me da mucho coraje…  más de una vez he tenido alguna amistad o conocido/a que me ha “confesado” que recientemente había empezado una relación con una persona de su mismo sexo habiendo sido toda la vida hetero, que ahora con “x” años (donde “x” puede ser 20 o 30 y pico o lo que sea) se había hecho homosexual, gay o como lo queráis llamar. Pues bien, a mí nunca me ha sorprendido y no en plan “no me sorprende porque ya lo veía venir” si no, más bien “no me sorprende porque no juzgo con quién te acuestas (a menos que sea una aberración, claro, que si no la juzgo fijo que la critico xD) o de quién te enamoras y me parece genial que te guste esa persona, siempre que te haga feliz”, ¿tan difícil de entender es ese punto de vista?, ¿me tiene que parecer algo sorprendente que te guste alguien de tu mismo sexo?, ¿por qué?

Yo soy una persona que siempre ha tenido clara su sexualidad, me gustan los tíos (aunque ahora mismo sólo me gusta uno: mi novio, jejeje  #modoempalagueON) pero también tengo claro que no sé si dentro de unos años me gustará una tía, que no es una cuestión sólo de físico. Físicamente a mí no me atraen las mujeres pero igual que no sé si estaré con mi actual pareja hasta el fin de los tiempos, no sé si dentro de unos años conoceré a una mujer que me atraiga y me guste física y mentalmente. Porque queridos míos, nunca digáis de este agua no beberé ni este cura no es mi padre. Por mucho que uno esté seguro de su sexualidad también hay que estarlo de que no podemos saber el futuro con certeza y no se puede dar todo por sentado.

Por eso me molesta mucho que la gente se sorprenda cuando no me sorprendo, porque al fin y al cabo siempre se está hablando de que se debería normalizar el tema de la homosexualidad, la bisexualidad, el transformismo, etc. pero muchas veces es la propia persona quien se encierra en ciertos estereotipos, quien acusa al resto porque no termina de aceptarse tal y como es, etc. Además, es curioso como cuando no te sorprendes insisten mucho en preguntar el por qué y te dan razones por las que deberías estar sorprendida, del tipo “pero si a mí antes me gustaba Fulanito/Menganita”, “pero si siempre me han gustao los tíos”, “pero si yo nunca…”, etc.  Lo que me sorprende es que en pleno siglo XXI sorprenda ver algo que debería tomarse con normalidad, como algo normal.

He dicho.